Sistemas interconectados con y sin baterías

La mayoría de los sistemas fotovoltaicos conectados a la red son sin baterías. Confían en mover la energía hacia y desde la red de CFE. En acuerdos "NetBilling”, la utilidad proporciona crédito de facturación por cualquier excedente de energía eléctrica producida por el sistema. Los propietarios del sistema pueden entonces basarse en aquel crédito cuando más energía está siendo utilizada de lo que el sistema produce. Dependiendo de tamaño del sistema y los hábitos de uso de la energía de los propietarios de los sistemas, algunos sistemas pueden ganar el suficiente crédito durante los meses de verano (mayor producción) para compensar la baja producción de invierno, convirtiéndose en un consumidor de energía anual neto de cero.



La desventaja de un sistema sin baterías es que el sistema se basa en la red para operar, por lo que si la red de suministro eléctrico se detiene trabajando, la casa también se queda sin energía a pesar de tener una fuente de poder (sistema FV) en el sitio. Para la mayoría de la gente, esto no es un gran problema porque los apagones son generalmente cortos de duración. Pero hay situaciones en las que un hogar debe continuar utilizando la energía incluso cuando la red no está trabajando, como por ejemplo un equipo médico que salva vidas, equipos de mantenimiento, o mantener los alimentos fríos. Algunas casas o negocios podrían ser capaces de salir adelante con un sistema de alimentación ininterrumpida. Pero, por desgracia, normalmente operan sólo el tiempo suficiente para desactivar correctamente las computadoras o la electrónica sin "estrellarse", lo que puede causar la pérdida de datos. Otras casas o negocios pueden ser capaces de llegar a funcionar con una nueva clase de inversores sin pilas que, cuando el sol está brillando y la red está baja, puede proporcionar una cantidad limitada de corriente alterna. Estos sistemas pueden ser útiles para energizar una nevera durante el día, lo que probablemente mantenga los alimentos suficientemente fríos para que pasen la noche hasta el día siguiente. Pueden cargar teléfonos y otros dispositivos de batería que de otro modo podría quedarse sin energía la batería. Pero no van a ser útil en la noche o durante los días nublados. Sólo las baterías pueden compensar eso. Así que ¿por qué no todo el mundo incluye unas baterías de respaldo? En primer lugar, incluir baterías añade complejidad a un sistema FV, lo que añade gastos. En segundo lugar, los sistemas basados ​​en baterías son 10% a 15% menos eficiente en comparación con los sistemas sin baterías, ya que parte de la energía se utiliza para mantener las baterías a pleno estado de carga y eso significa que menos energía sale a la red. Cuanto mayor sea la batería, habrá menos descarga, y con esto, menos crédito de facturación neta que va a salir de su sistema. Por último, las baterías probablemente deban sustituirse antes de lo que el resto del equipo en el sistema, generalmente de dos a cuatro veces más del curso de la vida del inversor y otros sistemas electrónicos. Si decide diseñar e instalar un sistema de red interconectado a base de baterías, debe utilizar la capacidad de la batería más pequeña que servirá de respaldo a sus necesidades para mantener los costos bajos y límites de pérdida de eficiencia.



Diagrama de un sistema interconectado con baterías de respaldo.

Fuente: Revista Home Power Edición 159 Página 92, traducido por César Ávalos Energía Amiga

CONTÁCTANOS
INFORMACIÓN DE INTERÉS

© 2012-2020 por Energía Amiga. Todos los derechos reservados.